Ya se ha muerto el abuelo…

El abuelo Vicente para mi, como para mis hermanos, era la idealización del apellido Santillán; el abuelo era un pendejo, con el no había huevadas. No puedo decir que su personalidad complicado casi al extremo de llegar a ser atrevido e hiriente; no fue reprochado por mí, en años pasados; pero con el tiempo uno comprende que esta personalidad fue el producto de una vida paupérrima, una vida en la que solo un emprendedor como él pudo salir a delante a punto de sudor y lagrimas. La idealización se genero por el carácter del abuelo, el cual cada uno reconoce en su interior, algunos con mayor grado que otros, pero en fin esto es lo que nos reconocemos mutuamente entre sus descendientes. Este Carácter interno no debe ser confundido con la personalidad única e irrepetible del abuelo, nadie de sus descendientes, según las historias que contó mi padre, creo que haya llegado a pasar un sufrimiento que moldeara una personalidad como la de él, la cual se volvería referente de la aspiración de mi y de mis hermanos.

El abuelo me ha dejado una marca inmaterial, su caminar letárgico hacia la iglesia de P.R.G, su posición de ataque de guerrilla que simulaba tener un arma en sus manos, cuando en realidad lo que tenia era su bastón. Ese jalón de orejas que aparece en mi memoria rodeada de una nebulosa extraña. Quiero recordar al abuelo por las historias de mi padre, quiero imaginarlo tocar la trompeta con los cachetes rojos, su acordeón acompañado de sus parientes, su violín en la huerta que creaba un ambiente de nostalgia. Recuerdo el bolo de coca, sus dientes verdes; recuerdo su “talegon… talegon…” mientras me abrazaba  y apretaba mis hombros con sus dedos huesudos.

Ay… abuelo, yo no quería verte postrado en esa cama; yo no quería ver que no podías ver, que ni siquiera existiese una sombra que advirtiera mi presencia a tu lado. Yo no quería ver a ese viejo, pero cuando te vi por ultima ves, tu sonrisa, la de siempre me dio ganas de verte otra vez. Esa sonrisa provocada por las anécdotas que alguna ves contaste a mi padre y esta ves tus nietos te las retornábamos. Esa sonrisa que se expandía por la habitación que no tenia un destino pues tus ojos eran blancos sin objetivo.

Abuelo yo no quiero verte en esa cajón fúnebre, ese no eres tu, tu eres pasión, arrogancia, rebeldía. Abuelo tu eras una mierda, gracias por todos los recuerdos, los anécdotas y por tu personalidad que guía mi vida. Se ha muerto mi abuelo pero no me siento triste, ninguna lagrima  ha brotado, la nostalgia envuelve esta noche pero, la alegría de saber que has dejado ese cuerpo inútil, pensando en tu fe religiosa, me llena de una pequeña esperanza, que estés, en esencia, en algún lugar mejor.

Imagen

Escribo porque me gusta :)

Hoy no hay una explosión creativa en el zaguán silencioso de mi conciencia. Este año he tenido poca inspiración la rutina me envolvió en su coagulosa esencia. Yo me sentía menos yo, pero a la vez me gustaba tener tanta seguridad. Ya no es el caso en este instante que en cada teclear mi vida se disuelve en un suspiro inherente al medio inherente a las voces de los viejos y mi tío que se encuentran conversando a mi lado.

En esta hora no encuentro, sin embargo, un tema esencialmente hedonista del cual escribir. Bueno creo que podría hablar sobre el acto de escribir:

¿Por qué escribes? pregunto Dxcartes en la soledad de mi habitación, aquella noche tan cargada de sentimentalismos.

Yo no sabía en ese instante cual era la razón de escribir solo escribía porque ese acto tan hermoso me alejaba de las cosas simples de la vida. Ese acto me aislaba pero a la vez me transformaba en otro ser, un ser consiente que veía en la vida cotidiana hechos que en verdad aportaba hedonismo a mi alma.

En ese momento solo era consiente de mi alegría era consiente que en cuanto mas escribía era más loco y más tonto era más audaz y más refinado a la vez que era una mujer un escultor un mendigo un ternero llorando por su padre. También era el sufrimiento, el más pervertido de los hombre, un violador de inocentes, era la pequeña sabandija que poso sus patitas sobre una piedra, con el corazón más blando del mundo; en fin no era nadie y ala ves era todo.

Ahora al salir de ese trance lo único que puede hacerme volver a sentir ese acto, como un rito, es leer; pero, esta sería otro tema.

Mi estimado compadre al escuchar mi respuesta, no pudo criticar de ningún modo mi postura pues el escribir es arte y el arte no puede estar sujeta a parámetros; es esencialmente revolucionario, libertario y eros en el más ateo de su significado.

¿Por qué no públicas, dudas que lo que haces sea literatura?- siguió Dxcartes.

Yo en esos días yo era un amargado dela critica. Tenía miedo caer en la tristeza que corrompió a muchos. Yo no quería que nadie me apartase del teclado ni de un lapicero. Para que publicar no nos basta con leer nosotros mismos lo que escribimos- respondí con fastidio.

No público porque aborrezco la crítica, no me gusta que personas interpreten de otro modo lo que trato de decir o que crean que lo que expreso no merezca entrar en lo que se considera como arte… ¿Quiénes se creen?- seguí hablando.

Dxcartes tú crees que la literatura tiene parámetros –seguí con mi planteamiento- la literatura es el imaginativo de belleza que colocas en cada palabra; es lo que yo pienso.

Esa noche termino la plática con la despedida rápida de Dxcartes.

Ahora puedo decir que la necesidad de publicar algunos escritos es debido a la esperanza de encontrar a personas que también les guste lo que escribo y sirva como enlace para conocerlos y  a la vez conocer su obra. ¿Por qué? No sé, creo que la respuesta puede servir para otra entrada.

INTEGRACIÓN

Siento sueño en la pesadumbre de mi ausencia.

Siento escalofríos y un cortante dolor en el endocarpio de la medula.

En esta hora abyecta emancipada por las integrales

y hegemonizada por mi falta de aprensión;

nunca repetí tan iterativamente, como hoy, tu místico nombre.

Pensando, en simultaneo, que hubiese sido de mí si habria decidido,

hace mucho, seguirte como el más aplicado de tus camaradas. 

Tal vez la consideración y la hermandad habrian ahondado mas en nuestra relacion .

 

Siento a newton en cada lagrima que recorre mi rostro,

y el único pensamiento ateo es creer que solo vives en estas paredes blancas.

Podría mencionar un espectro de sentimientos que provoca tu caminar por la biblioteca,

tu aristocrática fineza envuelta en una manta proletaria

e innumerables puntos en la visión de la ceguera.

Mis díscolos ojos, posados en tú, son como las coordenadas de tu alma:  

a cada instante mas renuentes a ser parametrizados.

 

Las dobles se ven triples.

Las triples son manchas en el papel

y siento que dos años de vida me han vuelto mas orgulloso.

 

Pero el sueño y el sueño no me han sido arrebatados;

en cada noche como esta que te veo menos tú y mas yo.

 

Pero con extrañeza puedo decir: que hoy siento menos.

sera esta sensación hasta el próximo nuevo punto ondulatorio.

¡Eureka! Evaluando la función en e y en 5: INDEFINIDO

que poco he muerto en esta noche.

 

PENSAMIENTOS EN UNA TARDE INSUFICIENTE

Es inexistente la sensación que se profesa o que simplemente se deja que intuyan los demás, en el contexto del impacto amoroso y los planteamientos platónicos que se generan al instante inmediatamente posterior a tal impacto. La sensación es incognoscible para el quien la vive yy tam—

HE EMPEZADO ALGO INTERESANTE LAS IDEAS INVADEN MI MENTE Y NO QUIERO DEJAR INCONCLUSO ESTE ESCRITO. EMPEZARE DE NUEVO CUANDO TENGA UN POCO MAS DE TIEMPO DISPONIBLE.

Recuperación

La historia de la perdida de mis archivos, no, no solo de mi archivos. La historia de la perdida de la mayoría de mis escritos, de pasajes de mi vida y principalmente mi creación pasional; empezó por un descuido imperdonable mira que conformarme con colocar el congelador a mi computadora y no ponerle un maldito antivirus, que por lo menos informe si la computadora tenia o no la cantidad de virus que no preví, Bueno en resumen los virus “cagaron” lo archivos y esta desgracia confluyo en una tristeza que sumada ala presión de la familia y los estudios me impidieron escribir por muchos meses, algo realmente esquizofrenia y catarsistico.

El párrafo anterior no cumpliría con los efectos de importancia si no fuera por que pude recuperar los archivos. Fue el sábado de la semana pasada en que decidí por fin, después de darle muchas vueltas al asunto, acudir a lo locos de Wilson. En la galería de fachada azul, la que se encuentra al lado de Compu Plaza un tío muy amable  resulto ser el salvador de mis problemas. No quiero entrar en detalles sobre los procedimientos de recuperación y restauración de archivos; y la relación que se formo entre nosotros para no aburrir más.

El tío tardo 4 horas en realizar todo el proceso, tiempo suficiente para caminar con mi viejo por el Jr. Quilca la plaza San Martin hacia el congreso y hacer unos lentes de lectura (para el viejo) en las innumerables ópticas que existen al costado de este. Y al volver a Wilson pasar a ver el supuesto cambio de guardia de los Usares de Junin en el palacio de gobierno, que al final resulto ser solo   el arreo de la bandera, ya que era las 6 de la tarde. Luego volvimos a la plaza San Martin por el Jr. de la Union donde la bulla y las luces tan comunes me daban la sensación que eramos mi padre y yo, en ese espacio tan deprimente, la felicidad de una tertulia tan extrañada. Si no hubiese sido por la compañía de mi padre este paseo carecería del sentimiento que hoy me obligo a relatar esto.

Este es uno de mis poemas que no se perdió, tal ves no sea bueno pero posee un gran valor para mi.

 

Escribiendo Huevadas

Me paso el día escribiendo obritas. Ni siquiera eso se puede decir!

Me pasó el día escribiendo obritas, ¿será cierto esto?

Obritas que no se si serán leídas ni por una puta, ni por unas viejas;

Viejas del tipo que se arrechan con tu voz de nero senegalés.

 

Me he encontrado modificando versos,

O tal vez oraciones cortas, no lo sé.

La hediondez del mundo asfixia

Al igual que la mediocridad que hoy se lee.

 

Me paso el día escribiendo frases

Inspiradas estas en un salón vacio

Me paso el día acariciando lomos

Y revisando bibliografías.

 

Y escribo tristemente

Y  escribo solo

Leo y lloro

Pero leo.

 

Eso creo

Mmm

¿No?

Ay…

Restauración y Agonía

Vas corriendo por el sendero biyectivo,

Corriendo con una explosiva tristeza.

Y no volteas a verme gélidamente solo, Sollozo y asustado;

Insensible al aire mío, al aire tuyo.

 

Ya trotas ahora seria por el campo azul

Con tus ojos aun dilatados y espaciales

Y yo me hundo en la nada en el todo

Yo me ahogo en ti, en el nosotros.

 

Hoy caminas por el mundo esbozando una sonrisa

Y no ves al mendigo frio y etílico que dormita vegetalmente,

al costado de un pasado menos humillante.

Yo no me siento existencialmente sensible, yo solo te siento a ti.

 

(Poema escrito hace aproximadamente 3 años)

Dialogos de K y C : Sobre la marcha del 12 de Julio (1° Parte)

C: Ahí va la historia

K: Cuéntame pues sabandija.

C: La gente comenzó a salir de la universidad, los trabajadores de la universidad se nos habían  unido en la puerta principal. Nos dirigimos por la avenida universitaria hacia San Marcos.

Al llegar a San Marcos la gente se empilo y comenzaron a gritar sus arengas con más fuerza y emoción desbordante.

K: ¿Que más, que más?

C: … Como queriendo que los sanmarquinos escuchen y sepan que en la Católica también había gente indignada por la muerte nuestros hermanos cajamarquinos, gente consiente que sentía y más aún, tenía interés en el tema.

K: Pero si ustedes son figuretis, mentira…

C: Ya ves, hasta entonces mi idea de la marcha era solo protestar por las muertes y la incapacidad para el dialogo por parte del gobierno. Una idea que encarnaba el pensamiento: La vida ante todo.

K: Claro

C: Entramos toda la masa humana por la puerta “O” de la decana.

K: J

C: Se sentía una emoción profunda, mira que entrar unas 40 o 50 personas, hasta creo que más, por una puertita que pasaban  normalmente 2 personas juntas.

K: …sí claro me lo imagino

 

C: Por primera vez no tuve ningún temor o nerviosismo al entrar a San Marcos.

C: Ya adentro  nuestro objetivo era pasar por las dos facultades que albergan a la gente más positiva en lo que corresponde a protestas sociales…

K: Ya

C: Derecho y Sociales.

K: Aja…

C: Pasamos a Derecho

K: Y…

C: Y solo la gente del centro federado se unió al grupo, no sin antes, recibir un caluroso aplauso por su participación. Al pasar por sociales no hubo gente que se unió tal vez ya habían salido antes.

 

K: ¿Ala amigo y cuando llegan a la plaza? Je… mentira haber sigue. Sigue contando pues. Te escucho.

 

C: Ya me fregaste el relato. Ya la acelero, lo que pasa es que quería narrar pero vamos con los hechos importantes.

 

 

C: Ya luego salimos de San Marcos (Puerta 3) se nos unió otra universidad que permanecía en la puerta no recuerdo el nombre pero ya éramos un montón y cada vez que volteaba hacia atrás daba la impresión que éramos más y más.

 

K: ala que loco

 

C: Ya pues luego llegamos a la colonial y ya la marcha se convirtió en una protesta mas…

 

K: vaya

 

C: Radical y golpista, entendiendo golpista como meramente una protesta contra Ollanta y su gobierno

 

K: Claro, claro.

 

C: Creo que ya estaba influenciada por la gente sanmarquina, empecé a ver a patas conocidos de san marcos.

 

K: vaya

 

C: Y los de la otra universidad me pareció que en su mayoría eran monos y que hablaban por hablar, bueno no pienso exponer mi posición política ni juzgar la de nadie.

 

K: Habla que universidad has memoria.

 

C: no recuerdo firme, sigo narrando

 

K: ya Sigue, sigue.

 

C: Bueno la gente se empilaba más y más y no querían parar la marcha bajo ningún motivo; es así como empezamos a correr cada vez que el semáforo se ponía en verde, cuando estábamos a pocos metros

 

K: ¿Cómo?, ¿Cómo es eso?

 

C.: Bueno el objetivo era que la gente llegue al semáforo cuando se podía pasar de ahí ya no nos deteníamos, paralizábamos el tráfico, así que nunca nos paramos por un semáforo.

 

K: jajaja – que locos corriendo por la calle – jajaja

 

C: caminábamos rápido y corríamos; caminábamos y corríamos y así la gente se alocaba imaginaba que los policías estaban pisándonos los talones “ahí tan los tombos, ¡corran mierda, corran!”

 

K: jajaja

 

C: Esto se repetía cada rato, era extremadamente excitante. No me había fijado pero en un momento…

 

K: ¿de?

 

C: levante la cabeza y ya se veía el monumento de la plaza dos de mayo. Era la meta por fin llegábamos al final, mi cuerpo estaba al extremo.

 

K: Pobrecillo

 

C: si quería echarme a hatera en plena avenida, pero mi pata estaba a mi costado y me decía “vamos, vamos…”

 

C: Y yo decía “ya no puedo ya no puedo” (No es nada erótico, no se ría)

 

K: jajajaaa, perdón no pude aguantar la risa, pero sigamos.

 

C: Ya, entonces yo no sé de dónde diablos saque fuerza y llegamos a la plaza dos de mayo.

 

K: ¿y de ahí?

 

C: fue entonces Cuando se apareció en escena un maldito pata con chaqueta marrón; y dijo: